Parte 2. Feminicidio y violencia, un problema social

Parte 2. Feminicidio y violencia, un problema social

Autora: Jocelyn Márquez Cruz

Licenciada en Criminología

CLASIFICACIÓN DEL FEMINICIDIO

Aunque todo asesinato de una mujer por circunstancias de genero es un feminicidio, que tiene diferentes formas de manifestarse, distintos contextos y motivaciones, cada feminicidio da cuenta de las violaciones a los derechos humanos de las mujeres (Toledo 2009) y representa la fase final de un conjunto sucesivo de actos violentos.
La clasificación que se presenta recoge los distintos tipos de feminicidio descritos en la literatura revisada. Su articulación es útil para el desarrollo de un sistema de información y vigilancia unificada sobre feminicidio facilitando el análisis comparativo y los argumentos sobre la evolución de la problemática en contextos urbanos de alta criminalidad e impunidad.
Es posible que un caso pueda ubicarse en varias categorías, pues mientras son planteados a partir de las circunstancias y escenarios que lo motivaron (tabla 1), otras constituyen en términos de la relación victima – victimario (tabla 2).

La mayoría de las mujeres asesinadas son jóvenes y además desarrollan actividades diarias en espacios públicos (escuela, trabajo, etc.), ésta situación las coloca en mayor riesgo y vulnerabilidad para los victimarios, que se sienten con el poder y el derecho de quitarles sus vidas. Se confirma que un gran número de mujeres son asesinadas con el uso excesivo de la fuerza física, lo que demuestra la saña y la crueldad a la que fueron sometidas la mayoría de ellas.

A continuación les mostrare gráficas en donde se presentan cifras de homicidios dolosos a víctimas mujeres de feminicidios en todo el estado.

Marcela Lagarde es una de las académicas feministas más reconocidas de México. Etnóloga y doctora en Antropología, encabezó desde la Cámara de Diputados, donde ocupó una banca, una amplia investigación sobre los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez denunciados a nivel internacional y luego extendió el relevamiento a todo el territorio mexicano. Y fue más allá: también indagó el fenómeno en Guatemala y España, con un enfoque analítico-social, cultural y político. En una entrevista, Lagarde detalló los hallazgos del estudio sobre estos crímenes o feminicidios como prefiere llamarlos, la expresión más cruenta de la violencia de género. “Encontramos que no era un problema de unos raros que mataban en Juárez sino que es un problema de la convivencia de género en México”, precisó. “En las regiones donde hay crímenes contra mujeres hay otras formas de violencia contra las mujeres que están presentes en la vida social, de forma constante, tolerada socialmente y por las autoridades, que crean un clima de impunidad. El procurador de Justicia nos dijo que el 65 por ciento de las niñas y mujeres asesinadas habían presentado denuncias de violencia”, detalló la investigadora. Y lanzó una hipótesis ante una pregunta de este diario: “Es muy probable que si se investiga el mismo tema en Argentina, se encuentren cosas como las que yo encontré”. Muchas de las víctimas de asesinato en Ciudad Juárez han sido empleadas de maquiladoras, a pesar de la expansión de la industria maquiladora, la ciudad ha mantenido una infraestructura relativamente pobre y subdesarrollada, con diversos sectores carentes de electricidad y caminos pavimentados, como parte de su trayecto diario desde sus hogares hacia el trabajo, muchas trabajadoras de las maquiladoras deben caminar por estas zonas inseguras y mal iluminadas para tomar los autobuses que las llevan hacia las empresas, siendo este un factor de vulnerabilidad como posibles víctimas, adicionalmente, la creciente participación de las mujeres en la fuerza laboral también puede constituir un factor que contribuye en sí mismo a la victimización de la mujer, debido a la competencia por los recursos económicos en las últimas décadas, donde en México ha habido altas tasas de desempleo. Ciudad Juárez se encuentra en el estado de Chihuahua, en la frontera con Estados Unidos, estando separada de la ciudad el Paso, Texas, únicamente por el Río Bravo, tanto la actividad criminal como el crecimiento demográfico en el área metropolitana de Ciudad Juárez comenzaron a aumentar drásticamente a partir del auge de las maquiladoras y especialmente desde el establecimiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en 1994, dos factores que atrajeron tanto el comercio internacional como a muchas mujeres jóvenes y sus familias en busca de mejores oportunidades laborales y económicamente más favorables. La primera víctima contabilizada fue la niña Alma Chavira Farel, en enero de 1993, en mayo de 1993 fue raptada Gladys Janeth Fierro, de 12 años de edad, quien fue violada y muerta por estrangulamiento, en septiembre de 1995, Silvia Rivera Morales, de 17 años, fue encontrada en Lote Bravo, al sur del aeropuerto, habiendo sido violada, estrangulada, y además torturada brutalmente, este último modus operandi se repitió el mismo año en el mismo lugar, uno de los barrios favorecidos de Ciudad Juárez, en 1996, seis cuerpos fueron encontrados en la zona desértica Lomas de Poleo, acuchilladas, mutiladas y violadas. Sagrario González, también de 17 años, obrera de una maquiladora, desapareció al salir del trabajo en abril de 1998. Días después fue encontrada muerta en un terreno baldío, habiendo sido violada, estrangulada y acuchillada. La espalda de algunas de estas víctimas tenía símbolos de triángulos realizados por armas corto punzantes.

CONCLUSIÓN

En México no sólo hay crímenes violentos contra mujeres en Ciudad Juárez, sino que también los hay en otras ciudades del país. La denuncia de parte del movimiento de mujeres y de derechos humanos acerca de la impunidad que ha acompañado los feminicidios en Ciudad Juárez ha dado la vuelta al mundo. El estado al no proteger ni otorgar los medios necesarios para detener los feminicidios y en generar la violencia contra la mujer está violando los tratados internacionales que lo obligan a proteger y respetar los derechos humanos. Los feminicidios en general pueden ser evitados si las autoridades dieran una respuesta rápida y eficaz al caso, pero la realidad es que estas respuestas son muy lentas, los programas para evitar la violencia contra la mujer a nivel nacional han fallado, las fiscalías también lo han hecho y tal vez si se le hubiera otorgado la prioridad necesaria muchas de las muertes de Juárez se hubieran evitado. Pero mientras el estado no implemente políticas en contra de la discriminación de la mujer, los casos de homicidios misóginos continuarán creciendo llegando a ser una plaga nacional. El estado niega que existió negligencia por parte de las autoridades en los procedimientos de las muertas de Juárez, y que en nuestro país se respetan los derechos fundamentales de la humanidad pero la realidad es otra.

Propuestas desde el punto de vista criminológico.
Fomentar la cultura en todos los ámbitos mediante programas para promulgar el respeto hacia la mujer.
En esta propuesta el objetivo que se busca es fomentar en el sector público y privado para cambiar la cultura de la humanidad sobre la violencia de género en la mujer y sobre todo el Feminicidio.

En tanto a los programas que se mencionan, se destacarían la exposición de temas relacionados con el Feminicidio así como la igualdad de género, la violencia de género en contra de la mujer, esto con la finalidad de concientizar a la sociedad de que la mujer no es un instrumento o un objeto a las cuales se le debe de maltratar o incluso asesinar por el simple hecho de ser mujer.

En las áreas en las que se aplicarán estos programas son en todos los niveles de educación, así como también en las instituciones gubernamentales, también se aplicara a la sociedad en general en todas las colonias por meetings, así como también anuncios tanto en radio como en televisión.

Hacer que se lleven a cabo con transparencia y al pie de la letra todas las convenciones que existen en el mundo y en nuestro país en contra de la violencia de género hacia la mujer.
Para que esta propuesta se lleve a cabo conforme al pie de la letra lo primero por lo que hay que empezar es con poner a personas capacitadas y con valores sobre todo que tengan responsabilidad a lo que se les está pidiendo en cada convención o ley.
Castigar en forma plena y sin beneficios a toda persona que atente en contra de la vida hacia la mujer.

Bibliografía.

  • Monárrez, Julia, “Las diversas representaciones del feminicidio y los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, 1993- 2005”, en Monárrez, Julia, et.al., Violencia
    contra las mujeres e inseguridad ciudadana en Ciudad Juárez, Vol. II, México, El Colegio de la Frontera Norte y Miguel Ángel Porrúa Editores, 2010.
  • Russell, Diana E.H., “Definición de feminicidio y conceptos relacionados”, México, Comisión Especial para Conocer y Dar Seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los Feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada, 2005.
  • Snaidas Javier (2009) el feminicidio en américa latina recuperado el 23 de noviembre del 2015, México, investigadores jornada de jóvenes.
  • Martínez Laura (2013) feminicidio un fenómeno mundial recuperado el 23 de noviembre del 2015.
  • Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres Convención Belém do Pará (1995)
administrador

Deja un comentario