Crimentropía

El Blog de los Profesionistas Forenses

Mtro. Mario A. Vásquez Montano

"Es un gusto estar aquí iniciando esta enorme labor técnica, científica, humana, que representa esta revista digital que la SOCIEDAD MEXICANA FORENSE abre para toda América Latina, México y España.
Habremos de discutir, debatir, opinar, mostrar y demostrar cómo se cometen los crímenes, los antisociales, los delitos, para lo cual convocaremos a los mejores criminalistas y expondremos su praxis técnica y científica en la materia que nos hizo fundarnos: la CRIMINALÍSTICA"

Participa con nosotros

Cuenta con nosotros para apoyar tus proyectos en Criminalística, Criminología y Derecho, en toda la República Mexicana y América Latina, pues trabajamos para hacer educación científica y sustentable desde 2004 a la fecha. Somos un grupo de civiles, con civiles y para civiles, somos una organización no gubernamental y nuestros valores son: ÉTICA y CIENCIA, en ese orden.

Dra. Violeta I. Morales Ávila

Presentamos una nueva revista de Ciencias Forenses, una propuesta pensada como una plataforma a la vez que una entrada. Una plataforma porque intenta comunicar los avances e ideas que se desarrollan en nuestro quehacer científico forense; una entrada porque propone la producción propia de investigaciones científicas forenses , hacia ese espacio de ideas y debates del que nos sentimos partícipes, con el objetivo de constituir un sitio de referencia de la investigación científica, en el campo del análisis de las ciencias forenses.

SEAN BIENVENIDOS

Hemos logrado conjuntar a un grupo internacional de profesionales en diversas áreas forenses y de esta manera compartir conocimiento.

Últimas Noticias

"La ciencia no conoce país, porque el conocimiento pertenece a la humanidad y es la antorcha que ilumina al mundo" Louis Pasteur

La electromicrobiología: el nexo entre las reacciones óxido-reducción, los sistemas bioelectroquímicos y sus aplicaciones medioambientales

Autor: Dr. Alessandro A. Carmona-Martínez

País: España.

Coordinación de Sustentabilidad de la Red Global MX Capítulo España.

Los microorganismos en la naturaleza suelen intercambiar electrones con su medio ambiente de forma habitual. Por ejemplo, algunos microorganismos anaerobios, capaces de subsistir en ausencia de oxígeno, respiran metales. Es correcto, como lo leyeron. Respiran metales ante la incapacidad de utilizar el oxígeno para su respiración. La respiración de metales sucede gracias a la reducción de éstos debido a mecanismos de trasporte de electrones del metabolismo de los microorganismos hacia los metales. Dichos elementos muchas veces son insolubles y se encuentran presentes en ríos, lagunas o sistemas anaerobios en general. Esta curiosa propiedad ha sido llevada al laboratorio. Sólo que los metales insolubles han sido sustituidos por electrodos, materiales conductores de la electricidad, en sistemas bioelectroquímicos. Dichos sistemas son capaces de imitar lo que ocurre en la naturaleza con respecto a este tipo de microorganismos. Sin embargo, en un sistema electroquímicamente controlado el material final aceptor de electrones puede recibir electrones indefinidamente abriendo la puerta a un gran abanico de aplicaciones. El fenómeno de transferencia de electrones entre microorganismos y electrodos fue puesto en práctica por primera en 1911(ref.[MOU1] ). Desde entonces este fenómeno no había llamado la atención hasta aproximadamente el año 2005 cuando hay una serie de publicaciones sobresalientes que finalmente describen las bases de los mecanismos de transporte de electrones, establecen la posible configuración de los sistemas, hablan sobre los microorganismos responsables y muestran una producción de corriente eléctrica nada despreciable (ref.[MOU2] ). Desde entonces el interés en este tipo de sistemas y sus aplicaciones ha tenido un crecimiento exponencial. Cabe mencionar la versatilidad de configuraciones de este tipo de sistemas comúnmente compuestos por una cámara anódica donde se llevan a cabo reacciones de oxidación para la producción de electrones, una cámara catódica donde ocurren reacciones de reducción y una membrana separando ambos compartimentos. Dentro de los microorganismos inicialmente descritos en este tipo de sistemas encontramos a Geobacter sulfurreducens o Shewanella oneidensis.

Actualmente se han descrito muchos más (ref.[MOU3] ). Sin embargo, los ya mencionados son los más ampliamente estudiados por la cantidad de corriente eléctrica y por la dualidad de mecanismos de transferencia de electrones, respectivamente. La principal aplicación que se previó para este tipo de sistemas es el tratamiento de aguas residuales mediante la conversión de la materia orgánica en corriente eléctrica. A pesar de la cantidad de estudios dedicados a esta aplicación, las pequeñas corrientes eléctricas obtenidas no permiten considerar a los sistemas bioelectroquímicos como una alternativa energética competitiva. Una aplicación en principio más prometedora surge del lado de la cámara catódica. Ahí, los microorganismos con capaces de consumir electricidad y utilizarla para llevar a cabo reacciones de reducción. Algo muy interesante si consideramos que dichos microorganismos serían capaces de utilizarse no sólo para capturar CO2, sino utilizarlo para producir biomoléculas de interés industrial. Llevando a cabo una reacción como la anteriormente descrita atacamos dos problemas a la vez mientras (i) mitigamos la emisión de gases de efecto invernadero causantes del bien conocido calentamiento global y (ii) producimos por ejemplo los biocombustibles del futuro. Para aquellos interesados en esta última aplicación será de utilidad saber que científicamente se le conoce a este proceso como electrosíntesis microbiana (o “microbial electrosynthesis” del inglés) y se basa en la habilidad de ciertos microorganismos en utilizar electrones suministrados por un material conductor de la electricidad (ref.[MOU4] ). Una ventaja más de esta última aplicación es la posibilidad de utilizar energías renovables que suministren la electricidad requerida con lo cual los beneficios medioambientales aumentan. En conjunto, los sistemas bioelectroquímicos descritos en este artículo cubren un amplio abanico de oportunidades sobre todo para las ciencias ambientales gracias a la versatilidad de microorganismos considerados electroactivos capaces de producir o consumir electricidad. Las aplicaciones van desde el tratamiento de aguas residuales hasta la producción de biocombustibles, pasando por la bioremediación o la desalinización de agua de mar por mencionar algunas.


https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rspb.1911.0073

 [MOU2]https://pubs.acs.org/doi/10.1021/es0605016

 [MOU3]https://chemistry-europe.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/celc.201600079

 [MOU4]https://www.nature.com/articles/nrmicro2422

Marginada

Autor: Mayra García Sánchez

País: México

Tras recibir una educación como varón en una familia conservadora y religiosa de México, Karla decide dar el paso y comenzar un proceso hormonal feminizante el cual la llevaría a perder familia y amigos por prejuicios sociales y religiosos.

Leer más