Prohibición ¿respuesta efectiva contra la narco cultura?

Prohibición ¿respuesta efectiva contra la narco cultura?

Autora: Narda Dolores Domínguez Anaya.

Resumen

La estabilidad que está obteniendo la narco cultura en México ha creado a una generación de aspirantes al dinero fácil, la nula empatía y búsqueda de los grupos organizados para formar parte de los mismos. Los Estados fronterizos se encuentran en una situación crítica, la narco cultura crece entre sus habitantes, las prohibiciones no son efectivas y los asesinatos van en aumento. Todo este “movimiento alterado” moviliza personas y dinero que motivan y le dan auge al narcotraficante así como a su modus vivendi. Es preocupante ver como la fantasía absorbe a las personas, las hace olvidar que no son en realidad victimarios, sino víctimas que ahora consumen material proveniente de quienes los han obligado a vivir con miedo e inseguridad. Ante este fenómeno la criminología propone el desarrollo de técnicas de prevención en etapas tempranas del desarrollo de pensamiento crítico y personalidad, campañas de concientización ciudadana y sanción de empresas productoras de este tipo de material de manera estricta y cabal.

Palabras Clave

Narcocultura, legislación mexicana, prevención del delito.

México es reconocido como uno de los países más ricos en diversidad cultural a nivel mundial. Cultura se define como “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.” (RAE,2016). Por lo que la multiculturalidad en el país se compone de los diversos dialectos y lenguas, artesanías, música, ritos tradicionales y vestimentas de las diferentes etnias, subculturas urbanas, etc. Todo tipo de agrupación social que comparta intereses, conviva bajo ciertas condiciones especificas y comparta una ideología de vida, reflejando la misma en su actuar comparte una cultura. Si bien mediante la globalización hay acceso a las diversas culturas y modos de vida que existen alrededor del mundo, se han creado nuevas culturas que surgen a partir de modas que se convierten en un modo de vida, plantean modelos a seguir y establecen una corriente de pensamiento.
La cultura refleja el estatus de las personas que la practican. El surgimiento de la narco cultura inicia con la aceptación de la “soberanía de los grupos organizados, violencia e impunidad”. El narcotráfico ha producido un oleaje cultural que va desde modos de vida, cultos a la muerte, producción de discos, publicaciones, hasta la provocación del miedo en la gente, en fin”(Bertrán,2013) y es muy cierto que el narco ya no es solo una opción laboral mediante la venta y distribución de drogas, o asesinatos a sueldo, ahora existen empresas produciendo material discográfico, cineasta, televisivo y literario glorificando a los capos del narco, su modo de vida y actos antisociales, además de productos textiles que se reproducen en masa para la difusión de esta moda, que para variar son actividades total y completamente lícitas, respaldadas por los derechos de libre expresión y la legitimidad de dichas empresas.
Lo que es necesario resaltar es que podrá existir un infinito debate entre si estas empresas tienen o no una conciencia moral y cual es su finalidad, sin embargo toda industria requiere demanda para producir, lo cual resulta mucho más alarmante pues denota que no solo los grandes empresarios que se enriquecen tiene un juicio cuestionable sobre la situación actual de México, sino que también los millones de personas, ciudadanos y víctimas de esta oleada delincuencial que demandan estos tipos de contenido. Aquellos que son capaces de sentirse superiores a su realidad al son de un narco-corrido, que aplauden la decapitación de individuos, los lujos pagados con dinero ganado a cuestas de la salud de su país y la delincuencia impune, son los mismos que compran todo este tipo de productos y difunden el afecto a la idea de vivir fuera de la ley y por encima de la clase obrera que mantiene su estilo de vida mediante su adicción o sumisión al poder de sus armas.

La estabilidad que está obteniendo la narco cultura en México ha creado a una generación de aspirantes al dinero fácil, la nula empatía y búsqueda de los grupos organizados para formar parte de los mismos.
Es necesario conocer sobre este fenómeno que se está configurando en algunos Estados de nuestro país, como una forma de vida, cuya influencia ya se hace presente en los jóvenes de esos lugares, atrayéndolos a las organizaciones con ofertas de trabajo o simplemente como admiradores e imitadores, hecho que cobra relevancia dado que este es un grupo de alta prioridad de atención en el tema de la prevención del delito.(Salazar, B. Torres, P. Olivas,M.2010 )

En el documental Narco Cultura filmado por Shaul Schwartz con Juan Bertrán como sonidista de 2010-2013 se denotan los diferentes puntos de referencia sobre esta problemática; los peritos criminalistas que luchan por llevar a cabo su trabajo, los impulsores de la narco cultur, sus seguidores, los ciudadanos promedio que viven en medio de la guerra contra el narcotráfico y los familiares de las víctimas de esta incansable guerra.

Cuando llega el momento de forjarse una idea crítica sobre todo este fenómeno es relevante no dejar fuera ninguno de los factores; en México existe indiscutiblemente un estado permanente de inseguridad, violencia e impunidad, la cual a motivado a los delincuentes a destapar sus identidades sin miedo a represalias, produciendo material de difusión y entretenimiento que idealiza su modo de vivir, provocando que se cree un estado de normalidad y aceptación de estas conductas, fungiendo esto como catalizador de perdida de valores y aspiraciones corrompidas.

Los admiradores y practicantes de la narco cultura varían en edades, sin embargo existe una fijación muy particular en los jóvenes pues son quienes se encuentran en una edad productiva y deciden inmiscuirse en la variedad de negocios ilícitos que implica el narcotráfico tales como la venta y distribución de drogas, levantones, secuestros, extorsión, asesinatos, etc. Por la idea de que esto les dará poder en todos los sentidos posibles. Y mientras este grupo se amplía, reproduce y actúa, el resto de las y los mexicanos se cuestionan el porque de la situación y como detenerla.
Algunos actores sociales se han manifestado por su prohibición. En Sinaloa, esa música fue desterrada de las estaciones de radio y televisión por presión de las autoridades desde enero de 2001, como parte de un programa de combate al tráfico de drogas. Sin embargo, encontró otras alternativas de divulgación a través de su reproducción masiva en casetes y CD para consumo particular.

«En Baja California, la difusión de ‘narcocorridos’ ha proliferado en el transporte público, autobuses, taxis y calafias (microbuses)», en los que según el regidor de Tijuana, Luis Moreno Hernández, del Partido Encuentro Social (PES), «los conductores los escuchan a todo volumen».

Para contener este tipo de conductas, el Ayuntamiento de Tijuana decidió poner en marcha un plan anticrimen, que incluye modificar 17 reglamentos locales y la creación de otros dos, así como propuestas de reforma de 200 artículos de leyes estatales, para aplicar sanciones severas a la apología del delito.
«A choferes de taxis, camiones y calafias, se les aplicarán multas de 14 salarios mínimos si son sorprendidos escuchando ese tipo de música», añadió Serrano, también presidente de la Comisión de Desarrollo Social y Familia y autor de la propuesta.(Salazar, B. Torres, P. Olivas,M.2010)

El resultado de estas prohibiciones a sido poco efectivo, algunos autores argumentan que la prohibición es inútil ya que es un mercado que se dirige personas con una ideología muy marcada, es decir la narco cultura no busca convencer a nadie de que aquello que defiende es lo correcto, sino que hace lo que hace por que “las puede” y los consumidores de estos productos están inmersos en un mundo de poder ilimitado y lujos que desean obtener sin importar lo que sea necesario hacer para conseguirlos.
Los Estados fronterizos se encuentran en una situación crítica, la narco cultura crece entre sus habitantes, las prohibiciones no son efectivas y los asesinatos van en aumento. Todo este “movimiento alterado” moviliza personas y dinero que motivan y le dan auge al narcotraficante así como su modus vivendi.

Es preocupante ver como la fantasía absorbe a las personas, las hace olvidar que no son en realidad victimarios, sino víctimas que ahora consumen material proveniente de quienes los han obligado a vivir con miedo e inseguridad.
Si los medios de ataque a la problemática se ven cada vez más ineficientes se infiere que la prevención es la respuesta para impedir la enajenación de las generaciones jóvenes con la idea de vivir por encima de la sociedad que lo rodea y verse a sí mismo con poder sobre las vidas ajenas y cualquier bien material que desee poseer. La interiorización de la narco cultura en las mentes de las y los mexicanos se presenta como un síntoma de adaptación, las personas se hacen a la idea de que la violencia que viven a diario y de la cual son víctimas directa o indirectamente para seguir adelante, logrando convencerse de que “no es tan grave”. La sociedad mexicana no solo esta corrompida por estas ideas erróneas de poder y supremacía, su comportamiento refleja cansancio y derrota, la corrupción y la impunidad la han sobre pasado y siente no poder luchar contra ello. Si no puedes contra ellos úneteles, es la razón inconsciente del porque se corean los narco-corridos, se ven las narco-novelas y se cree fervientemente en el espejismo que estas proyectan de “la buena vida” corta pero aprovechada.

Ante este fenómeno la criminología propone el desarrollo de técnicas de prevención en etapas tempranas del desarrollo de pensamiento crítico y personalidad, campañas de concientización ciudadana y sanción a empresas productoras de este tipo de material de manera estricta y cabal.
La prohibición de este material a la ciudadanía resultaría contraproducente, pues estos se sentirían directamente restringidos y señalados, dando pie a mayor simpatía para con la ideología de sobreponerse a la autoridad que pregona la narco cultura. Es por eso que para erradicar la legalidad de estos contenidos deben restringirse a las corporaciones productoras de estos materiales dirigidos únicamente a la «recreación o entretenimiento».

Es esencial llamar a las cosas por su nombre, independientemente de que los autores de los narco-corridos no son delincuentes activos, definitivamente caen en la complicidad mediante el sus inminentes tratos con narcotraficantes, sicarios, secuestradores, etc. Y es a través de su música que se está glorificando a los criminales, premiándoseles con la inmortalidad de las estrofas escritas por autores que degradan lo que es conocido en el mundo como la música regional mexicana.

El corrido ha sido utilizado para relatar historias relevantes de nuestro país, sin embargo en la actualidad se tergiversa su propósito y se utiliza para adular todo aquello que no es de admirarse.
La narco cultura empaña la visión moral de las personas e idealiza los comportamientos antisociales, no es el hecho de escuchar narco-corridos o ver narco-novelas lo que convierte a los mexicanos en delincuentes, sino la asimilación de estos ideales, la normalización de la violencia que se asienta en nuestras mentes y terminan por convencernos de que «no pasa nada».

La narco cultura no llegó a nuestro país, en realidad nació en nuestros hogares gracias a la indiferencia que nos resulta más cómoda ante nuestra triste realidad, se alimento de nuestra ignorancia, aquella que tan felices nos hace acompañada de unos tragos de alcohol y se prendió de la sangre de los mexicanos para infectarla y entumecernos el criterio y la vergüenza.
Es importante rescatar a la sociedad mexicana de dicha aberración, los jóvenes buscan ejemplos a seguir y es de esperarse que entre la lucha por la supervivencia en un país con pocas oportunidades y la facilidad de delinquir se tome la salida fácil a los problemas económicos y la entrada engañosa a un mundo laboral en el que solo existe el retiro por muerte o encarcelamiento, es necesario preguntarse ¿Qué estamos haciendo los estudiosos de comportamiento humano y social para evitar que la narco cultura termine por convertirse en nuestra única cultura? Siendo evidente la ineficiencia de la prohibición por sí sola debemos tomar acción sobre este fenómeno desde la reeducación social y la intervención legal en la complicidad que se da entre los narcotraficantes y los creadores de la narco cultura.

Referencias

Alvarado, A. Serrano, M. (2010) Los Grandes Problemas De México: XV Seguridad Nacional y Seguridad Interior. México:El Colegio De México. Recuperado el día01 /04/2016 de ibooks.com

López, L. Figueroa, M. (2013). Artes Visuales y Procesos De TerritorializaciónEn Contextos De Narcoviolencia. México:Argumentos.Recuperado el día 01 /04/2016 de scielo.com

Maihold, G. Sauter, R.(2012) Capos, Reinas Y Santos- La Narcocultura En México. México: UNAM/El Colegio De México; StiflungWissenschaftund Politik,Berlin. Desacatos.Recuperado el día 02 /04/2016 de scielo.com

Valenzuela, J. (2012) Narcocultura, Violencia y Ciencias Socioantropológicas. México: El Colegio De La Frontera De México. Desacatos.Recuperado el día 02 /04/2016 de scielo.com

Salazar, B. Torres, P. Olivas,M.(2010)Jóvenes Y Narcocultura. México: Dirección General De Prevención Del Delito y Participación Ciudadana.Recuperado el día 02 /04/2016 de google.com

Sánchez, J.(2009)Proceso De Institucionalización De La Narcocultura En Sinaloa.México: El Colegio De La Frontera De México.Recuperado el día 03 /04/2016 de googlebooks.com

Vértiz, C. (2013)“Narco Cultura” El Documental. México: Proceso.Recuperado el día 03 /04/2016 de proceso.com.mx

Schwarz, S. (2013) “Narco Cultura” El Documental. Me´xico/ U.S.A: Parts and Labor, Ocean SizePictures, K5 Internacional. Recuperado el día 03 /04/2016 de youtube.com

Martínez, F. Lozano, J. Rodríguez, F.(2012). Cobertura de la Violencia y la Cultura de Legalidad en los Medios Fronterizos México–Estados Unidos de Norteamérica. Recuperado el día 04/04/2016 de scielo.com

Gothme, R. Leguizamón, J. Garzón, I. (2013) Narcotráfico en México. ¿Nuevo Direccionamiento en la Política Exterior?(2003-2012). México: Estudios Políticos.Recuperado el día 04 /04/2016 de scielo.com

administrador

Deja un comentario