Parte 2. Kinésica forense ¿Superior al polígrafo para detectar la mentira?

Parte 2. Kinésica forense ¿Superior al polígrafo para detectar la mentira?

KINÉSICA FORENSE

La Kinésica Forense es una disciplina del área científica de la Comunicación No Verbal que se integra por otras dos disciplinas: proxémica y paralingüística. Entre las tres se integran para aplicarse en tres diversas áreas: en el área forense, en entrevista e interrogatorio; en el área de los Recursos Humanos, en selección de personal y promoción de puestos; en el área de Comunicación Social, en diseño, creación y corrección de imagen pública.

La Kinésica Forense se sustenta en la respuesta neurofisiológica de un examinado ante el cuestionamiento no estructurado del perito en dicha disciplina. Se utiliza en entrevista e interrogatorio; la diferencia entre ambas formas de intercomunicación es que la entrevista tiene por objetivo obtener información del sujeto examinado sin ejercer una presión psicológica intensa, como sucede en el interrogatorio, cuya diferencia principal con la entrevista es que éste tiene por finalidad obtener una confesión.
La kinésica no establece apriorísticamente si una persona dice o no verdad o mentira, sino que pasa por las dos fases principales de la investigación criminalística que son la fase de investigación gruesa y la de investigación fina. Por la primera se entiende el proceso de obtención de la muestra de análisis, es decir, la videograbación de la entrevista o el interrogatorio para ser analizada en la segunda fase, la de investigación fina en el laboratorio.

La fase de obtención de la muestra supone a un perito en Kinésica Forense que ha pasado por una formación y entrenamiento que le permite ver y diferenciar al gesto, el microgesto, la postura corporal, los ademanes, el uso del espacio -proxémica- , la voz, sus entonaciones, volumen, secuencia, distorsión, silencios, pausas -paralingüística-, del entrevistado o interrogado, todo lo cual es producido por el Sistema Nervioso Central (SNC) en sus cuatro grandes funciones mentales que son pensar, sentir, percibir e intuir. Y no sólo involucra al SNC sino también al Sistema Nervioso Periférico y al Sistema Nervioso Autónomo. En el trabajo que se realiza en la entrevista y el interrogatorio se observa a la reacción, a la emoción y sus diversas expresiones y a toda la reacción corporal, gestual, postural comandada por el sistema límbico.

El sistema límbico es un conjunto de estructuras cerebrales que están encargadas de regular las respuestas fisiológicas frente a diferentes estímulos y no está controlado por la voluntad. Es un área instintiva donde radica, por ejemplo la reacción tipo pelea o huye, la regulación del hambre o el instinto hacia el deseo sexual, la residencia de la personalidad y la conducta. Este sistema es de una reacción sumamente veloz, que puede medirse en décimas y centésimas de segundo, como sus respuestas; interacciona con el sistema endócrino y el sistema nervioso periférico.

El proceso completo de la entrevista o el interrogatorio se videograba para obtener audio y video que serán analizados en la fase de investigación fina. En esta fase de la investigación gruesa, la obtención de la muestra, lo primero que hace el perito en Kinésica es establecer un paradigma de verdad, realizando un cuestionamiento de forzosa respuesta verdadera, para establecer cómo reacciona el sujeto de análisis dando respuestas de verdad. Este modelo o paradigma servirá para contrastarlo con el área de exploración kinésica en el resto del cuestionamiento y las respuestas que da el sujeto de análisis, y así poder establecer, con una observación de dicho comportamiento, a la décima y centésima de segundo ante cada cuestionamiento, si el sujeto dice verdad o mentira.

La kinésica Forense no tiene un recetario para hacer interpretación del proceso antes enunciado, sino que parte del individuo, establece un paradigma de verdad que procede del propio individuo y después lo compara con el trayecto del cuestionamiento para establecer si en las preguntas de investigación se establece un paradigma de mentira o se conserva el paradigma de verdad. Claro que debe comprenderse que en este conocimiento hay un entrenamiento para observar y analizar al ser humano desde su perspectiva etológica, impulsiva, emocional y en su calidad de ser humano, es decir, especie homo sapiens.

La etapa de investigación fina implica la observación, experimentación, demostración, muestra de evidencia, contrastación de resultados, validación o desechamiento de la hipótesis, y las conclusiones. Esto implica el análisis pormenorizado de todo el fenómeno verbal, su transcripción completa y sus inflexiones, pausas, vacilaciones, cambios de entonación, volumen, frecuencia, Sigue el trabajo de observación del fenómeno gestual y microgestual en la videograbación obtenida en que se observa al individuo a la centésima de segundo y toda la reacción que tiene ante las preguntas de exploración, el tiempo que tarda en comprender la pregunta, el que utiliza para responder, su comportamiento ocular, las contracciones de su rostro, la inclinación de su cabeza, etcétera de todo lo cual se va haciendo un registro para trasladarlo al dictamen en fotogramas que ilustren al juzgador del gesto y el microgesto que son evidencia de su paradigma de verdad o mentira, anotando los intervalos de tiempo en que esos gestos suceden en el transcurso del video, para que, quien juzga, tenga la posibilidad de constatar por sí mismo lo que se observa, experimenta y demuestra.

En la observación del comportamiento, incluso, puede determinarse qué hemisferio cerebral está utilizando principalmente el analizado, si es el derecho, encargado de la expresión no verbal, la conducta emocional, el recuerdo y el pensamiento a través de imágenes; o el izquierdo, que es el hemisferio dominante en la media poblacional, y que está relacionado con las capacidades verbales del individuo, su capacidad de razonamiento, análisis, abstracciones, la capacidad numérica, etc. En la postura de la sujeto que se ve arriba, el hemisferio dominante es el derecho, es decir, está comprendiendo la información que se le plantea desde una perspectiva emocional.

Algún día pronto, con certeza, podrán diseñarse máquinas de resonancia magnética que nos permitan ver en tiempo real y con neuroimágenes funcionales las zonas que se activan ante un interrogatorio o una entrevista de carácter forense, pues en laboratorio han logrado observarse ciertas zonas que se activan ante la mentira como el cíngulo y la corteza órbitofrontal, que participan en procesos inhibitorios.

Hay ciertos indicadores que señalan al individuo que miente, pero hay casos atípicos, hay mentirosos profesionales, hay mentirosos psicópatas, compulsivos, mitómanos, que es necesario estudiar como individuos y no dentro de estos indicadores, como pueden ser que el sujeto:

  • Proyecta el cuerpo más hacia adelante.
  • Hace más contactos faciales con sus manos.
  • Su contacto ocular es infrecuente.
  • Cambia su frecuencia de parpadeo.
  • El discurso se hace errático, aparecen frecuentes negaciones.
  • Aparece tartamudeo.
  • Gestos atípicos y movimientos sin secuencia o sin sentido.

No obstante no existen indicadores que tengan al menos un 90%de certeza universal para señalar mentira.
Es importante señalar, que al momento no hay una ciencia capaz de determinar a la conducta y al comportamiento humanos al 100% y que, científicamente, aún tenemos mayor información que ignoramos que la que sabemos con certeza científica con respecto no sólo al ser humano, sino al universo en su totalidad.
Es válido cerrar este artículo con la siguiente pregunta: ¿si tú eres un sujeto veraz, por qué disciplina te dejarías cuestionar, ¿por la poligrafía o por la kinésica?

administrador

Deja un comentario