Determinaciones básicas para un estudio antropológico forense

Determinaciones básicas para un estudio antropológico forense

Autor: Antrop. Raúl Arias Sánchez

PAÍS: PERÚ

El presente artículo manifiesta una situación práctica de cómo se aplican las técnicas antropológico-forenses; éste muestra una explicación a detalle sobre la metodología utilizada para los exámenes en cada una de las estimaciones y observaciones de los datos antropológicos como edad, sexo, lateralidad y estatura.

Asimismo, se hace mención a características observables a nivel de los dientes, signos de enfermedades o traumatismos antiguos y vestimenta. En otro punto, se realizan las descripciones de las lesiones perimortem probables y posibles. De igual manera, se informa sobre la presencia de artefactos asociables a lesiones (como por ejemplo, casquillos de bala y municiones). Finalmente anotamos algunas recomendaciones que aportarán al proceso de identificación posterior.

INTRODUCCIÓN

En primer lugar, todo antropólogo forense ha de tener pleno conocimiento de la metodología que utilizará, ya que cada caso es particular y único, sin embargo, existen ciertas características que pueden aplicarse a un conjunto de población. Empecemos. Lo que primero ha de determinar un antropólogo forense es el sexo de una persona ya que considerando que el sexo ya viene determinado genéticamente, nosotros al observar a un conjunto de restos óseos en este caso, los estimamos.

Evidentemente, la metodología que detallaremos a continuación es una de muchas, sin embargo, mediante la experiencia que hemos tenido, hemos logrado una que nos puede servir en la investigación en general:

METODOLOGÍA A UTILIZAR

La determinación del sexo se realiza mediante la observación de los grados de dimorfismo en la cintura pélvica y en el cráneo tomados de los estándares realizados por Buikstra y Ubelaker (1994). La estimación de la edad se realiza de manera multifactorial utilizando una combinación de las técnicas descritas a continuación: metamorfosis de la sínfisis púbica según Suchey y Brooks (1990) y Kimmerle y colaboradores (2008); patrón de calcificación dental según Smith (1991); cronología de fusión de epífisis según McKern y Stewart (1957); cambios en el borde esternal de las costillas según el método de Işcan y Loth (1986); y mediciones en dientes uniradiculares según Lamendin y colaboradores (1992). Las categorías de edad utilizadas son las recomendadas por Buikstra y Ubelaker (1994): Adulto joven: 20-35 años, Adulto medio: 35-50 años y Adulto mayor: 50+ años. La estatura se estima con base en las medidas de fémures y tibias, usando las fórmulas de Genovés para indígenas mexicanos (Genovés, 1967).

La determinación de la lateralidad se realiza mediante la inspección de la superficie de la cavidad glenoidea del omóplato, la medición del largo del antebrazo y brazo y de las clavículas, siguiendo las recomendaciones de Stewart (1979). Asimismo, un odontograma sirve de mucho para cada caso, en el cual se indican la presencia o ausencia de piezas, su pérdida ante o post mortem, patologías, curaciones y trabajos dentales de cualquier índole. Además de registrar todos los elementos asociables a condiciones patológicas ocurridas durante la vida del individuo, como por ejemplo fracturas y complicaciones de éstas, según Ortner (2003). Luego se procede a reconstruir cada elemento fracturado del cual se sospechara fuese producto de un traumatismo ocurrido alrededor del tiempo de la muerte (perimortem). Las lesiones que se registran en cada cuerpo son utilizadas para la determinación de la causa de muerte más probable (Baraybar y Gasior, 2006), esto es, la clasificación de las lesiones en letales y letales sin tratamiento, que por su naturaleza hayan podido contribuir a la muerte del individuo. La ropa asociada a cada cuerpo ha de ser limpiada y descrita. Se da especial atención a elementos tales como la confección de la prenda, los materiales usados y elementos individualizantes, tales como zurcidos, costuras o parches. De igual manera, se procede a examinar orificios susceptibles de haber sido causados por proyectiles de arma de fuego (PAF) o armas blancas.

PREGUNTAS A RESOLVER

Una vez conocida la metodología, el investigador ha de plantearse y responder las siguientes preguntas dentro de su investigación:

1.¿Cuántos son los individuos recuperados?:

Esta pregunta hace referencia a las características individualizantes de los huesos enrelación a lateralidad y sexo.
Ejemplo: El número de individuos recuperados fue de siete (07).

2.¿Cuál es el perfil demográfico de la muestra?:

Esta información está constituida por los datos sobre edad y sexo de los individuos recuperados.
Ejemplo: Según lo estimado en el caso “X”, todos los individuos son de sexomasculino. En cuanto a las edades, una cuarta parte tendría entre 25 y 35 años y el20 % entre 17 y 25 años, lo que sitúa a más de la mitad de las víctimas en la categoríade “adultos jóvenes”.

3.¿Se registraron lesiones ocurridas alrededor del tiempo de la muerte(perimortem) y probablemente relacionadas a la misma?:

Sobre esta pregunta gira el trabajo más especializado ya que debemos de conocer mecanismos lesionales.
Ejemplo: El principal mecanismo lesional fue el causado por arma blanca. Se logró observar que al menos 5 de los individuos presentan lesiones, de los cuales 2 individuos presentan lesiones cortantes. Dos individuos presentan lesiones probablemente contundentes. De ellos, un individuo presenta, además una lesión cortante. En 2 de los 5 individuos analizados no se observaron lesiones de ninguna índole; esto puede deberse a la mala preservación de los cuerpos, que se hallaban en algunos casos incompletos, producto de la acción de agentes tafonómicos diversos, principalmente del suelo (humedad, crecimiento de raíces y otros). En total, se registraron 10 lesiones en los individuos analizados, entre las que se encuentran 07 casos de traumatismos cortantes y 02 contundentes probables. Las lesiones cortantes oincisas son aquellas producidas por un instrumento o arma afilada, que es más largaen la superficie cutánea que en profundidad (Di Maio & Dana, 2003). La mayor parte de estas lesiones en los individuos analizados compromete zonas tales como el cuelloy la caja torácica. Las heridas incisas homicidas letales se localizan principalmente en el cuello (Di Maio & Dana, 2003); en esta muestra al menos 5 individuos presentan lesiones cortantes en las vértebras cervicales.

4.¿Qué implican las lesiones registradas?:

Esta pregunta responde al diagnóstico realizado en la pregunta N° 3, por ello recomendamos un entrenamiento tanto en antropología física como en medicina legal oforense. En este sentido, la distribución de las lesiones, tanto según su mecanismo como según su localización en el cuerpo, es dependiente del contexto en que se producen.
Ejemplo: Como se menciona líneas arriba, solo fue posible observar 10 lesiones entre cortantes y contundentes, sin embargo esto no quiere decir que no hayan sido producidas más de ellas, ya que la mala conservación de los restos podría haber impedido su observación. También es importante tener en cuenta que las lesiones por armas cortantes no necesariamente afectan la estructura ósea del individuo, serán solo algunas de ellas las que logren afectar el tejido óseo de tal manera que podamos observarlo macroscópicamente. La mayor parte de las lesiones que se ubicaron son lesiones cortantes de poca profundidad tanto en la parte posterior como delantera de los individuos. El estudio determina que al menos 2 individuos murieron probablemente a consecuencia de lesiones producidas por un instrumento o arma de borde afilado, implicando que el porcentaje real de personas cuya mortalidad se produjo por este mecanismo es posiblemente mayor. La mayor parte de las lesiones presentan una trayectoria de atrás hacia delante, es decir, los cortes fueron producidos principalmente en la zona de la espalda, aunque también existen traumatismos cortantes y probablemente contundentes de adelante hacia atrás.

RECOMENDACIONES

-Se hace necesario añadir al análisis forense uno de corte social, realizando entrevistas a las víctimas de los familiares ya que, la información postmortem de los cuerpos contiene datos muy importantes para su posterior identificación; sin embargo, con las aseveraciones de los familiares nuestra pericia tendrá un mayor grado de certeza.

-Realizar estadística del número de individuos en relación a sexo, así como también,asignarles un código de identificación.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Baraybar, J.P. y Gasior, M.
2006 Forensic anthropology and the determination of the most probable cause of death: an example from Bosnia and Herzegovina. En: Journal of Forensic Science 51(1): 103-108.

Brooks, S.T. y J.M Suchey.
1990 Skeletal age determination based on the os pubis: A comparison of the Acsádi-Nemeskéri and Suchey-Brooks Methods. En: Human Evolution. 5:227-238.

Buikstra, J.E. y D.H. Ubelaker (eds.)
1994 Standards for Data Collection from Human Skeletal Remains. Arkansas Archaeological Survey Research Series No. 44; Fayetteville: Arkansas Archaeological Survey.

Di Maio, V.J.M. & Dana, S.E.
2003 Manual de Patología Forense. Editorial Díaz de Santos. Segunda edición.

Genovés, S.
1967 Proportionality of the long bones and their relation to stature among Mesoamericans. En: American Journal of Physical Anthropology. 26:67-78.

Işcan M. Yasar. y Susan R. Loth
1986 Estimation of age and determination of sex from the sternal rib. En: REICHS, K.J. (ed.). Forensic Osteology: Advances in the identification of human remains, pp. 68-69. Springfield: Charles C. Thomas.

Kimmerle, E.H. y J.P. Baraybar
2008 Skeletal Trauma: Identification of Injuries Resulting from Human Right Abuse and Armed Conflict. Boca Raton: CRC Press.

Kimmerle E.H., Konigsberg L.W., Jantz R.L., and Baraybar J.P.
2008 Analysis of age-at-death estimation through the use of pubic symphyseal data. . En: Journal of Forensic Sciences 53:558-568.

Lamendin H., Baccino E., Humbert J.F., Tavernier J.C., Nossintchouk R.M., y Zerilli A..
1992 A simple technique for age estimation in adult corpses: The two criteria dental method. En: Journal of Forensic Sciences 37:1373-1376.

McKern, T.W. y T.D. Stewart
1957 Skeletal age changes in young American males. Natick, Massachusetts: Quartermaster Research and development Command Technical Report EP-45.

Smith, B.H.
1991 Standards of human tooth formation and dental age assessment. En: Advances in Dental Anthropology (M.A. Kelley y C.S. Larsen, Eds.), pp. 143-168. New York : Wiley-Liss.

Suchey, J.M., S.T. BROOKS y D. KATZ
1988 Instructions for Use of the Suchey-Brooks System for Age Determination of the Female Os Pubis. Material instructivo que acompaña a los modelos de los huesos púbicos femeninos del sistema Suchey-Brooks. Distribuido por France Casting (Diane France, 2190 West Drake Road, Suite 259, Fort Collins, Colorado 80526).

administrador

Deja un comentario